h1

Inocencia, Integración e Impecabilidad

13 septiembre, 2008

Llegado a este punto sólo me queda rendirme completamente a una mente que me piensa a mí completamente inocente, lejos de cualquier efecto de cualquier residuo de culpa que mi mente pueda albergar aun. Nadie en este mundo es culpable de nada. Este mundo que veo es totalmente inocente, visto a través de un prisma de culpabilidad. Es posible que no sea consciente de que soy yo quien decide poner ese prisma enfrente de mi visión, pero si soy consciente de los efectos de esa decisión. Soy perfectamente consciente de mis pensamientos y de sus efectos “emocionales” en mí.

¿Por qué estaría dispuesto a defender sus percepciones de culpa cuando el coste de esa acción es mantener una falsa sentencia contra mí y todo lo que me rodea y experimentar sus efectos demoledores?

Elijo ser impecable en mi propia mente y no aceptar ninguna idea que yo crea y que no tenga que ver con perfecta inocencia. Estoy dispuesto a no aceptar ningún efecto o pensamiento de culpabilidad en mí o en otro.

Haré esto siempre que me de cuenta de ello, permitiré que mi forma de pensar integre esta acción hasta el punto que me identifique con ella y no con la que hasta ahora he estado usando. Perdonar o ser inocente no implican esfuerzo alguno, son acciones o estados naturales de una mente que reside en conexión con su Voluntad Verdadera.

Permitiré que los demás hagan lo que ellos deseen hacer así como yo lo he hecho hasta ahora. Permitiré que culpen y respetaré sus decisiones, pues estaré aceptando y no culpando mi decisión de verlos culpar, más no sucumbiré en mi propia mente, para poder ver y experimentar su inocencia, la cual es mía también.

Elijo ser impecable en mi propia mente. Decido enfocarme en tomar la responsabilidad de lo que yo pienso. No demandaré la impecabilidad de nadie pues eso dará valor a su “pecabilidad” y a mi visión del pecado. Me libero ahora de esas ideas. Y disfrutaré simplemente del poder de decidir ser Yo desde el nuevo prisma que hoy decido usar, el prisma de Amor del que fui creado y Tú junto conmigo.

Anuncios

One comment

  1. Hola,

    Esto me recuerda a la respuesta que le dio Francisco de Asís a un ministro de su Orden cuando le pidió permiso para retirarse a la paz de una ermita, bajo el pretexto de que las preocupaciones y la mediocridad de los hermanos eran un obstáculo de su marcha hacia Dios.

    ” …Ama a los que te causan dificultades. No esperes de ellos más que lo que el Señor te conceda. Sí, ámalos como son, sin querer ni siquiera que sean, sólo para tu provecho, mejores cristianos. Eso será para ti mejor que un retiro…”

    “tremendo” no? ja, ja, ja



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: